Cómo el análisis de datos está empezando a cambiar el deporte

10 Feb Cómo el análisis de datos está empezando a cambiar el deporte

Las aplicaciones del Big Data se extienden hasta muchos aspectos de la vida. Y uno de los ámbitos que mejor está sabiendo explotar sus posibilidades es el deporte profesional. Se calcula que su industria ya mueve cerca de 350.000 millones de dólares anuales en todo el mundo, por lo que resulta perfectamente comprensible que sus responsables recurran al análisis de datos a través de la tecnología para obtener los mejores resultados en todas sus parcelas.

De hecho, en ACTIONS no somos ajenos a todos los cambios que está experimentando el deporte gracias al Big Data. Por eso, vamos a profundizar en las posibilidades que este le ofrece, así como en el novedoso papel que están jugando algunas empresas para llevar el deporte profesional a un nuevo nivel.

De la estadística al Big Data

Lo cierto es que la relación entre los números y el deporte no es nueva, porque la estadística lleva varias décadas siendo una ciencia relevante para la formulación de pronósticos deportivos. Por ejemplo, desde hace años no hay más que seguir una retransmisión de alguna de las principales ligas estadounidenses para constatar la importancia que los números tienen para los propios profesionales, los periodistas o los aficionados.

Sin embargo, recientemente ese culto al dato ha encontrado una utilidad verdaderamente práctica gracias a la ciencia que hay tras el Big Data. Ya no solo se trata de intentar adivinar quién ganará el próximo partido, sino que lo que también se busca es conocer las razones técnicas, tácticas e incluso psicológicas que hay detrás de las victorias o las derrotas, así como las maneras en la que los deportistas pueden ser más eficientes. Y el análisis de los datos pretende ofrecer las respuestas a estas grandes incógnitas que rodean las competiciones y las prácticas deportivas.

¿Qué utilidades tiene el Big Data para el deporte?

Según datos de Grand View Research, en 2021 el valor del mercado mundial del análisis en el deporte alcanzó los 889,4 millones de dólares. Pero está previsto que este se expanda hasta 2028 a razón de una tasa de crecimiento anual compuesta (CAGR) del 21,3 %, de forma que si se cumplen estas previsiones, para entonces este mercado habrá llegado a los 3.442,6 millones.

Se trata de una clara tendencia alcista que engloba los diferentes campos sobre los que trabaja el Big Data:

  • Autoanálisis y conocimiento de los rivales: En el deporte profesional los resultados generalmente marcan el éxito o el fracaso de los proyectos. Y el análisis de los datos permite conocer el desempeño tanto de los equipos como de los deportistas individuales. Así, existen multitud de parámetros para trabajar y estudiar, con el fin de detectar fortalezas y debilidades, así como de desarrollar planes de entrenamiento y estrategias específicos.
  • Captación de talento: En deportes como el fútbol o el baloncesto, la capacidad para identificar el talento supone una ventaja competitiva, pues permite incorporar deportistas que rindan adecuadamente según unas necesidades concretas. Por eso, una inversión en Big Data puede ser tremendamente rentable a la larga para los clubes, dado que estos tendrán más posibilidades de acertar a la hora de realizar sus fichajes.
  • Cuidado de la condición física: En no pocos casos, las lesiones en el deporte no son cuestión de simple mala suerte. Quizá detrás de un problema muscular esté un exceso de esfuerzo en los días previos, o una lesión en un pie se deba a que la pisada del deportista no es la ideal. Así que el Big Data también trabaja todos estos aspectos y contribuye a que los preparadores y especialistas en medicina deportiva diseñen planes de entrenamiento personalizados, así como tratamientos.
  • Gestión de negocio: Además de interpretar lo que sucede dentro del terreno de juego, el análisis de datos también tiene mucho que decir sobre lo que sucede fuera de él. Los clubes y las empresas que participan en la industria manejan multitud de datos que les pueden ayudar a tomar decisiones: para crear estrategias con las que captar aficionados, para aumentar sus ingresos por marketing, etc.

¿Cómo llega el Big Data a conclusiones útiles para la industria del deporte?

Existen cuatro técnicas básicas para sacar partido del Big Data en este contexto:

  • Minería de datos, para la extracción de la información desde fuentes diversas. Permite la creación de Bases de Datos.
  • Clustering, según la cual se agrupan los datos en pequeños bloques para entenderlos mejor y descubrir asociaciones entre ellos. De esta forma, se simplifica algo el trabajo.
  • Asociación de datos, con la finalidad de compararlos y establecer variables. Gracias a este método es posible encontrar relaciones y patrones, para tratar de anticipar comportamientos y resultados.
  • Text analytics, como solución que trabaja con los datos que aparecen en formato texto y que provienen del Internet de las Cosas: búsquedas web, correos electrónicos, etc. Pretende conocer a los aficionados y a todo lo que rodea la industria del deporte.

En definitiva, se trata de comprender mejor el deporte. Porque aunque no se trate de una ciencia exacta (de hecho, gran parte de su atractivo como espectáculo se debe a su impredecibilidad), gracias a los datos sí es posible convertirlo en una actividad sana, rentable y valiosa, tanto para el desarrollo de los deportistas como para el entretenimiento.

Te recomendamos:

No hay comentarios

Escribe tu comentario