Lecciones de marketing de un tendero

Marketing de Tendero

11 Jul Lecciones de marketing de un tendero

La frutería de barrio, la tienda de comestibles de la esquina, el estanco, la peluquería o la pescadería local parecen haberse quedado obsoletos, y haber sido superados por los grandes almacenes, centros comerciales y los e-commerces. Y no solo en cuanto a volumen de negocios, sino también en cuanto a estrategias de marketing.  

Sin embargo, estos comercios tradicionales han creado, sin ser conscientes, unas estrategias de marketing que son la base de todo lo que vendría después y, sobre todo, que son muy eficientes. Así que, en época de transformación digital, conviene volver la vista hacia estos pequeños emprendedores y artistas del marketing, y buscar la combinación perfecta para desarrollar estrategias de marketing para nuestro negocio, recuperando las técnicas que tradicionalmente han funcionado y combinándolas con la tecnología más innovadora. 

En ActionsDATA nos apasiona la innovación y las nuevas tecnologías, pero somos conscientes de que si no recordamos de dónde venimos, nunca seremos capaces de superarnos y de avanzar hacia el desarrollo de las mejores estrategias de negocio. Por eso, hemos seleccionado algunas estrategias que creemos que han servido siempre, y hemos analizado con qué tecnología se pueden conservar y realizar a gran escala.

1. El tendero conoce su mercado, las novedades del sector y cómo venden sus competidores

Si el tendero tradicionalmente se paseaba por otros escaparates para ver qué vendían sus competidores, asistía a eventos de su sector, se suscribía a publicaciones o hablaba con sus proveedores y clientes para conocer el estado de su sector, ahora tecnologías como el web scraping, el big data y las herramientas de analítica, permiten llevar esta práctica a una escala mucho mayor y más precisa. 

Actualmente, se pueden rastrear una gran cantidad de ofertas del sector, guardarlas en una base de datos y analizarla, de manera que conozcamos qué están vendiendo nuestros competidores, a qué precios y, en algunos casos, hasta cuánto están vendiendo. 

2. El escaparate, la clave 

Tendero tradicionalLos tenderos han sabido siempre que el primer paso para que los clientes llegaran a su tienda era un escaparate atractivo, diferente, que mezclara productos que daban soluciones claras a sus clientes con aquellos que simplemente apelaban a sus deseos. Pues, actualmente, el escaparate se ha ampliado. Ahora la web y las redes sociales de una empresa son un recurso fundamental para conseguir los mismos objetivos que el escaparate.  

Además, permiten usar recursos adicionales para atraer a los clientes, como pueden ser promociones, anuncios interactivos u ominicanalidad 

3. Conocer y comunicarse con los clientes es fundamental para fidelizarlos 

Los tenderos más exitosos fueron siempre aquellos que se tomaban el tiempo para cruzar unas palabras con sus clientes, entender sus necesidades, acordarse de algún detalle personal y, en definitiva, ofrecerles un trato amable, cercano y, sobre todo, personalizado. 

Actualmente, gracias a la tecnología, es más fácil estar presentes y cercanos a los consumidores durante todo el viaje del usuario.  

Entre los recursos que permite la tecnología actualmente, está la omnicanalidad. Empresas estadounidenses como WalmartNeian Marcus’ Snap. Find. Shop app están ahondando en estas prácticas, por ejemplo, permitiendo a sus clientes hacer pedidos a través de un mensaje de texto o con un sistema para hacer una foto de un producto en la tienda y que automáticamente ofrezca comparativas de productos similares en línea. 

Los asistentes de voz están adquiriendo un papel cada vez más importante en el sector retail. Actualmente, existen comercios que permiten hacer pedidos directamente a través de Alexa o Siri, además es un recurso que utilizan los empleados dentro de un negocio para navegar en la web y comunicarse de manera más eficiente. Algunos, incluso a través de wearables, que les permiten una comunicación inmediata. 

Además, se está trabajando en proyectos que usan el reconocimiento facial para conocer en detalle el paso de un cliente por una tienda, obtener datos demográficos e incluso prevenir robos. También se está instalando sensores en las tiendas que se conectan a los móviles de los clientes para obtener datos sobre su paso por la tienda y ser capaces de personalizar la experiencia.

4. El buen tendero buscará buenos colaboradores 

reconocimiento facialAlguien que lleve las compras a domicilio es un buen ejemplo del valor añadido que aporta un colaborador. Y la tecnología, además de facilitar el contacto a través de múltiples canales con los colaboradores y proveedores, permite acceder a otro tipo de “colaboradores”, como puede ser la realidad aumentada o la realidad virtual. 

Gracias a estas tecnologías ahora los clientes, por ejemplo, pueden ver cómo les quedaría una prenda en un holograma, o probar unas gafas en la web de una óptica mediante una imagen de nuestro propio rostro creada a partir del reconocimiento facial. 

 

En definitiva, todas estas tecnologías más que alejar a los clientes de nuestra tienda, nos permiten acercarnos a ellos cuando están presentes en nuestro negocio y acompañarlos en muchos momentos de su día a día a través de distintos canales, para estar mucho más presentes, fidelizarlos y aumentar nuestras ventas. 

Te recomendamos:

La transformación tecnológica de la empresa

Geomarketing: cómo sacar partido a tu base de datos

No hay comentarios

Escribe tu comentario