¿Por qué se produjo la ruptura entre Huawei y Google?

5G, tecnología, digital

30 May ¿Por qué se produjo la ruptura entre Huawei y Google?

Google sorprendía hace unos días a la comunidad tecnológica internacional, y a no pocos usuarios, al anunciar su ruptura con Huawei y su negativa a proporcionarle servicios de su sistema operativo Android

En ActionsDATA somos apasionados de la tecnología y queremos darte las claves para conocer cuáles serán las repercusiones de esta noticia.

Los primeros afectados serán, desde luego, los usuarios de la marca de móviles que vivan fuera de China –en el país asiático la presencia del buscador de Alphabet y sus aplicaciones es anecdótica-, a menos de que los gobiernos estadounidense y chino lleguen a un acuerdo. 

Pero ¿qué se esconde detrás de esta ruptura? El origen es mucho más que una decisión empresarial, detrás hay una guerra comercial entre las dos principales potencias mundiales, preocupadas por el control de la tecnología 5G, la ciberseguridad y el liderazgo en innovación y desarrollo. 

Unos días antes de que Google anunciara su nueva posición respecto a Huawei, el Gobierno estadounidense incluyó a la compañía china -a la que acusa de representar un riesgo para la seguridad nacional debido a sus conexiones con el Gobierno de su país- en una lista negra que impide a las empresas estadounidenses hacer negocios con esa compañía.  

Esta restricción a Huawei forma parte de una más amplia que estableció el presidente Donald Trump, mediante una orden ejecutiva, que impide a las empresas tecnológicas estadounidenses usar componentes elaborados por compañías extranjeras que puedan suponer un riesgo para la seguridad nacional, a menos que obtengan una licencia específica del gobierno del país anglosajón. 

Posteriormente, el Departamento de Comercio estadounidense incluyó a Huawei Technologies y a 68 filiales en la lista mencionada. Como consecuencia, empresas como Google dejarán de suministrarle software y componentes, así que sus terminales de móvil y sus tabletas podrían dejar de tener acceso a algunos servicios de Android y a aplicaciones como Gmail y Google Maps. 

Tecnología 5G, la clave

La implantación de las redes 5G en el mundo, que ya ha empezado, supondrá un cambio radical en los sistemas de comunicación, en los hábitos de los usuarios y en tecnologías como el internet de las cosas, debido al aumento exponencial en la velocidad de transmisión de datos. Hay que tener en cuenta que las redes rápidas actualmente alcanzan los 45 megabits por segundo. La 5G tiene el potencial de superar el gigabit por segundo. 

Y ¿cuál es el problema para Estados Unidos? Que China va a la delantera. Desde 2015, el país asiático superó al anglosajón en inversión en infraestructuras para comunicaciones inalámbricas en alrededor de 24 mil millones de dólares. Actualmente, Estados Unidos hay 4,7 repetidores por cada 10000 habitantes mientras que en China hay 14,1 por la misma cantidad de ciudadanos. 

Así que esta brecha tecnológica provocó el inicio de una guerra comercial e industrial entre ambas potencias económicas. Y no una guerra cualquiera. Uno de sus episodios más sonados fue la detención y petición de extradición de Estados Unidos a Canadá de Meng Wanzhou, heredera y vicepresidenta del imperio Huawei. 

Daños colaterales

Y aunque numerosos analistas consideran que es precisamente el miedo al liderazgo tecnológico de Huawei –y de China- el origen del veto estadounidense, la realidad es que la medida afectará a otras empresas y supone un riesgo para el avance tecnológico, con la posible implantación de lo que algunos expertos han definido como un telón de acero digital, en alusión al telón de acero de la Guerra Fría. 

Esta teoría supone que el mundo se dividiría en dos bloques: uno en el que Estados Unidos y sus empresas comerciarían -presumiblemente e los países más desarrollados- y otro en el que se comerciaran los productos tecnológicos chinos a precios más accesibles.  

En cualquier caso, los daños colaterales ya han empezado. Tras el anuncio, varias compañías se precipitaban en la bolsa. Entre ellas, el fabricante de chips Qualcomm, que acababa de perder a uno de sus principales clientes. Pero también lo hacían empresas como Apple, por miedo a las represalias del gobierno asiático.  

¿Está todo dicho?

No, en principio no. Para empezar, Donald Trump anunció un aplazamiento de 90 días para que la nueva directiva entre en vigor, a lo que el fundador de Huawei, Ren Zhengfei, respondió advirtiendo de que Washington subestima a este gigante tecnológico. 

Además, varios analistas políticos han remarcado que la orden ejecutiva de Trump es en realidad una moneda de cambio para obligar al mandatario chino Xi Jinping a reunirse en la cumbre del G20 en junio y negociar sobre la implantación del 5G y las medidas de seguridad en torno a esta tecnología. 

Te recomendamos:

Transformación digital en las grandes empresas

¿Es el 5G la nueva imprenta de Gutenberg?

 

No hay comentarios

Escribe tu comentario